Inter Chile

Descubre el método Kokobo: La fórmula japonesa del ahorro

Compartir esta nota:

Todos nos hemos puesto como propósito ahorrar dinero, pero lo cierto es que muy pocos realmente lo consiguen, o al menos en la medida en que lo habían planeado, ¿te pasa a ti también? ¡Tranquilo! La buena es que existen varias técnicas y métodos para ayudarte, y uno de ellos es el método Kokobo.

Se trata de una centenaria fórmula para ahorrar de origen japonés, que requiere de disciplina y metodología (por supuesto), pero no de grandes recursos: solo lápiz y papel… ¡incluso existen aplicaciones para tu celular! Te lo explicamos a continuación

Método

El primer paso es anotar tus ingresos, quitarle tus gastos fijos (tales como el arriendo o el internet), y anotar cuánto dinero quieres ahorrar. Los gastos restantes divídelos en estas cuatro categorías:

  1. Básicos: Gastos de supervivencia, como el transporte o la comida, por ejemplo.
  2. Educación: Como libros, cursos y entradas de museos.
  3. Diversión: Tales como viajes y salidas al cine, una cena, una fiesta, etc.
  4. Otros: Básicamente regalos, reparaciones, emergencias y gastos inesperados.

Puedes utilizar tus propias categorías, la idea es que seas lo más específico posible. Al final del mes, deberás restar los gastos a los ingresos… ¡Pero aún fala lo más importante!

El Balance

Habiendo hecho la operación entre gastos e ingresos deberás hacer una auto evaluación, para determinar cómo, cuánto y en qué te has gastado el dinero. Responde estas cuatro preguntas clave:

  1. ¿Cuánto dinero gastaste en total?
  2. ¿Cuánto dinero lograste ahorrar?
  3. ¿Cuánto dinero te hubiera gustado ahorrar?
  4. ¿Cómo puedes mejorar?

La idea detrás de este método es poner énfasis en las cosas imprescindibles y aprender a dejar de gastar en lo innecesario… ¡Ponlo a prueba! De seguro te ayudará a ahorrar.

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Y recibe Tips en tu correo

Sin categoría
claudiamartinez

3 aplicaciones que te ayudarán con tus finanzas

El manejo del dinero es probablemente uno de los desafíos más complejos para cualquier persona. La educación financiera no es un área del conocimiento a