Inter Chile

Descubre qué es el gasto hormiga y cómo reducirlo

Compartir esta nota:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on print

El ahorro es fundamental para llevar de manera saludable tus finanzas. El poder contar con un fondo de emergencia para cualquier eventualidad que se dé en tu vida, tal como la posibilidad de viajar, cumplir metas y objetivos, e incluso adquirir esas cosas de alto valor que tanto deseas… El ahorro es fundamental para todo esto.

Sin embargo, pareciera que tu alrededor está continuamente oponiéndose a que logres efectivamente ahorrar, y es que no se trata de una tarea fácil. Existen varios obstáculos que están constantemente sofocando las pretensiones de ahorro de las personas, y una de las más comunes es la del denominado “gasto hormiga”.

El gasto hormiga se refiere, básicamente, a todos aquellos pequeños gastos que no son realmente necesarios y que haces de manera reiterada, e inclusive inconsciente, ya que no te has dado cuenta de la efectiva influencia que tienen en tu presupuesto. Son pequeñas sumas de dinero que se gastan en deseos cotidianos, innecesarios, y que, justamente por la “insignificancia” de su pérdida, no les prestamos atención… ¡Fatal error! Este tipo de gastos son los que no te dejan ahorrar e, incluso, te pueden llegar a endeudar.

Los gastos hormiga se caracterizan por ser sumas irrelevantemente pequeñas, repetirse periódicamente, no ser contabilizados por casi nadie, ser gastos evitables y, sobre todo, porque cuando se juntan pueden llegar a alcanzar cifras considerables. Algunos de los ejemplos más comunes de este tipo de gastos son el café de la mañana, los cigarros, la cerveza del bar después de la oficina, almorzar afuera y los típicos snacks, entre otros.

La clave para controlar el gasto hormiga no radica en privarse de todos los pequeños placeres (en eso consiste la vida a fin de cuentas, ¿no?), si no que en identificarlos, discernir cuáles realmente valen la pena y reemplazarlos por alternativas más económicas, mientras que los más innecesarios simplemente eliminarlos. Es importante, también, que los monitorees, lleva la cuenta de cuánto has gastado en concepto de gasto hormiga, te servirá para darte cuenta del monto acumulado, desincentivándote a seguir comprando.

A fin de cuentas, monitoreando tus gastos y trabajando en tu disciplina, podrás reducir tus gastos hormiga y aumentar tu saldo disponible… ¿Viaje? ¿Ahorro? ¡Ahora tú decides en que inviertes tu dinero!

Suscríbete a Nuestro Newsletter

Y recibe Tips en tu correo